Envío GRATIS en todos los pedidos



Adiestramiento: Pasear con correa

Publicado por Noelia Maiquez Hernandez en

 Ayer paseando por la calle vi a un perro tirado en el césped que no tenía ninguna intención de hacer caso a su dueña, por mucho que esta tirase de la correa, y entonces recordé lo importante que es para la buena relación entre el perro y su dueño, que ambos puedan pasear tranquilamente al lado el uno del otro.

Pasear con correa

Hoy voy a dar unas pautas muy básicas para enseñar a nuestro perro a caminar a nuestro lado con la correa. Lo ideal es empezar cuando aún es un cachorro, en casa incluso antes de salir a la calle, pero si el perro ya es adulto no pasa nada, es una lección básica y fácil que solo requiere muuucha paciencia.

Lo primero es acostumbrar al perro a llevar collar y correa. Parece una tontería pero los perros que nunca han llevado, tienden a tirarse al suelo y negarse a caminar, como el perro que vi ayer en el parque. No lo hacen por molestarnos, simplemente notan que algo les oprime el cuello y se asustan, es muy normal y habitual. Por eso, ponerle el collar y la correa al perro en casa es el primer paso. Es un entorno seguro para el perro en el que se sentirá cómodo y además, para nosotros será más fácil controlarlo en un espacio pequeño. Lleva al perro con la correa ni tirante ni suelta y pídele que se siente, si sabe, si no espera simplemente a que el perro esté a tu lado y tranquilo. Una vez que el perro está tranquilo dile “vamos” y comienza a caminar, te seguirá. Cuando te adelante y comience a tirar de la correa párate y espera a que el perro vuelva a estar tranquilo a tu lado. Tendrás que repetir este paso muchas veces aunque el número exacto dependerá de cada perro. Lleva siempre pequeñas recompensas en el bolsillo y cuando notes que está tranquilo a tu lado dale una. De este modo asociará estar tranquilo a tu lado con lo que más le gusta en el mundo, la comida.

Los primero paseos con correa deben ser muy breves para que el perro no vea la correa como un castigo y para que no te desesperes parando a cada minuto. Por este motivo es por el que recomiendo empezar con estos paseos en casa y cuando ya estén dominados, pasar a la calle.

Este entrenamiento es básico, es muy sencillo pero el perro lo olvidará fácilmente si le permites caminar tirando de la correa y tendrás que volver a empezar.  

 

¿Qué tipo de correa uso?

La elección del collar y la correa es muy personal. Lo único que no recomiendo son las correas extensibles porque son lo contrario a pasear a tu lado. Yo personalmente uso una correa de adiestramiento que es todo en uno: collar y correa. Al contrario de lo que muchas personas piensan, esta correa no es para ahogar al perro si tira, esto no funciona así. El perro no entiende que le ahogues por querer oler algo o por querer ir a jugar con otro perro. La ventaja que yo personalmente encuentro en esta correa es que cuando el perro está tranquilo la correa se suelta y apenas nota nada en el cuello, y sin notar nada en el cuello ni nada que le tire tiene que aprender a estar tranquilo a tu lado. Una vez que el perro aprenda esto dará igual si se le cae el collar o si se te escapa de casa sin collar, podrás controlarlo a tu lado suelto aunque no lleve nada.  Si este tipo de correa te parece excesivo, o tu perro es tipo galgo, quizá sea mejor el uso de un collar tipo martingala, que al tirar presiona, pero con un límite. Puedes ver modelos aquí

 

Independientemente del tipo de collar o correa que uses, nunca des tirones secos como llamada de atención o castigo. Esta práctica puede dañar la tráquea del perro y no enseña absolutamente nada. Un ligero movimiento de correa será suficiente para que el perro note la llamada de atención, mejor aún será decir su nombre seguido del comando que queramos usar “para”, “vamos”, etc.

0 comentarios

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados